El Coro y el Trascoro

LA CATEDRAL

 

El coro de la catedral de Ávila se concibió en origen en la capilla mayor, al modo de las catedrales medievales. Sin embargo, la tradición renacentista española de colocar el coro en el cuerpo de la nave lleva al cabildo a sustituir el original, del siglo XIV, por uno nuevo cuya sillería se comienza en 1536. Las obras duraron once años siguiendo los bocetos de Cornelius de Holanda, documentándose la participación de Juan Rodríguez y Lucas Giraldo, discípulos del genial escultor  y precursor de la Escuela de Ávila, Vasco de la Zarza.

El coro es una pieza renacentista organizada en dos órdenes de asientos y trabajada en madera de nogal. En los respaldos de la primera fila se desarrollan, en medio relieve, las vidas de algunos santos, cubiertos por una cornisa con taraceas ornamentales. Arriba aparecen magníficos grutescos de genios y figuras monstruosas, así como la representación de los Apóstoles en el paño central, figuras atribuidas a Isidro de Villoldo. En el centro, sobre la silla episcopal, una escultura policromada del primer obispo, San Segundo. La rejería que cierra el conjunto fue colocada en el año 1760.

El traslado del coro al cuerpo de la nave precisó de la realización de sendas tribunas para los órganos y el cerramiento exterior de la sillería, obras en las que trabajan Juan Rodríguez y Lucas Giraldo desde 1527.

El trascoro es una pieza renacentista dividida en tres calles mediante pilastras decoradas “a candelieri” entre las que aparecen, de izquierda a derecha, los altorrelieves de La presentación en el Templo, La Adoración de los Reyes y La matanza de los Inocentes. En las entrecalles hay escenas en medallones, El abrazo de San Joaquín y Santa Ana y La Visitación; mientras que en formato vertical aparece Jesús entre los Doctores y La Huida a Egipto. En la zona superior, rematando el conjunto, encontramos a los profetas sentados entre balaustres, identificados mediante filacterias con sus nombres. En la crestería aparecen representaciones de angelotes en posturas dinámicas flanqueando la figura de El Padre Eterno.

0 comments on “El Coro y el Trascoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *